El Chocolate en Belgica
Home
Gastronomía Creativa
de Linda
Recetas
Gourmet
Tienda
Contacto
La historia olvidada
En este pequeño país que es Bélgica, la historia exhaustiva del chocolate, producto gustado por todos ellos y bajo todas sus formas, no es mencionada casi nunca como la verdadera potencia dentro del mundo del chocolate; que ellos son.

La verdad es que es sorprendente ya que hoy en día Bélgica, conocida no sólo por su cerveza, su cocina y también para ser la capital de la Unión Europea, es generalmente poco asociada con la palabra chocolate.
De la introducción en Europa de esta bebida azteca elaborada minuciosamente a partir de habas de cacao a la independencia del país en 1830, numerosos son los que como España, Francia y más recientemente los Países Bajos controlaron este territorio que conocemos hoy bajo el nombre de Bélgica.

Esto hace más compleja la tarea de trazar el trayecto exacto por el cual el chocolate evolucionó hasta llegar a transformar a Bélgica en una verdadera potencia en el arte y producción del mismo.
Podemos suponer que fueron los españoles, soberanos del territorio vasto que comprende la Bélgica moderna y portadores del sabroso néctar sobre el continente, quienes lo introdujeron en esta región. También es en la misma época que el chocolate vió su popularidad crecer a través de toda Europa por lo que tuvo que sufrir alguna influencia de otros países.

La anécdota contada en la "Grande Place" en Bruselas es que en aquella época, el alcalde de Zurich era , Enrique Escher, y que habiendo bebido su primera taza de chocolate caliente en Bruselas se enamoró tanto por la bebida, que fue el primero que exportó la famosa receta a Suiza fundando así, el imperio Suizo dentro del mundo del chocolate.




El principio de una industria
Desde su llegada en el mercado, el chocolate en Bélgica fue considerado como un regalo que había que ofrecer como símbolo de verdadera amistad o de cortejo a una mujer.
La práctica fue acentuándose cuando en 1840, una empresa belga comercializó por primera vez el chocolate en forma de tabletas, pastillas y figurillas.
Hacia el fin del siglo XIX, Bélgica sobre la vía de la independencia adquirió una identidad política y económica y la industria del chocolate conoció entonces un formidable Boom.
La adquisición del Congo belga representó una aportación considerable que facilitaba el acceso a las plantaciones africanas de cacaos. La inmensa mayoría de los fabricantes de chocolate belga continúa utilizando las habas de cacao procedente de África, ya que tiene un sabor y aroma más fuertes que las habas más dulces de América del sur que los productores americanos prefieren.




La almendra garapiñada
En paralelo al crecimiento de la industria del chocolate, la popularidad del haba fue multiplicada gracias a una invención de Juan Neuhaus en 1912. El artesano chocolatero belga, cuyo abuelo de origen suizo había comenzado el comercio del chocolate en 1857, fabricó los primeros chocolates forrados que llamó "almendras garapiñadas" o "pralinés".
La almendra garapiñada se compone de chocolate blanco que sirve de envoltura creando un"dulce" totalmente innovador para esa época.
Pocos chocolateros de su época consiguieron copiar los sabores complejos de sus almendras garapiñadas.
Este invento, hizo que Juan Neuhaus y su mujer, Louisa Agostini, descubrieran la necesidad de un "embalaje" protector para preservar el aspecto de sus nuevos chocolates que tan famosos se estaban volviendo. Los conos en papeles utilizados hasta ahora los protegían poco de los choques y los rayados que sufrían al transportarlos. Así nació el famosísimo Ballotin que son bombones cubiertos de chocolate. Este invento adaptado para sus chocolates de calidad permitió vender estas pequeñas maravillas en cantidad más grande y de conservarlos más tiempo logrando así exportarlos.
La estética de origen del ballotín creado por Juan y Louisa siempre es utilizada y vendida en Bélgica como un símbolo del típico chocolate Belga.
La almendra garapiñada sigue siendo el chocolate más frecuentemente vendido en el país.

El arte del forro o forraje de chocolate hizo que varios chocolateros se especializan en el creando leyendas como el chocolate Manon.




Una verdadera tradición
Hoy en día, Bélgica produce anualmente 172,000 toneladas de chocolate de cubierta o forro donde casi 70,500 toneladas son consumidas en su propio mercado.
El procedimiento de fabricación de la base que se utiliza para forrar, se hace moliendo y batiendo las habas de cacao con azúcar y manteca de cacao para crear una pasta homogénea a través de una dosificación menuciosa de calor. La inmensa mayoría de las chocolaterías Belgas que la utilizan la recibe de forma sólida lo que les obliga en recalentar la pasta para poder utilizarla.



Para los puristas
La marca de fábrica " AMBAO ", que significa cacao en suajili, designa un chocolate de gran calidad que contiene 100 % de manteca de cacao pura.
Podemos encontrar esta calidad certificada en toda Bélgica. Esta marca de fábrica Belga ha sido creada en respuesta a la directiva europea, que autorizaba a los fabricantes de chocolate a reemplazar hasta el 5 % de la manteca de cacao por una selección de 6 tipos de grasa vegetales. Tal medida era inaceptable para los artesanos chocolateros que hasta hoy, son aficionados partidarios de las técnicas de producciones heredadas de la Vieja Europa, aunque la tendencia actual está totalmente orientada hacía la mecanización y a la producción en serie, una gran cantidad de la producción del chocolate belga sigue siendo hecha a mano en pequeños talleres de artesanos que utilizan siempre material de origen bajo las mas estrictas reglas que vuelven al chocolate de Blegica como uno de los mejores y mas reconocidos en el mundo entero.



Cada uno su chocolate
Cuando se trata de chocolate, Bélgica tiene de qué satisfacer el muy variado y demandante gusto de sus habitantes que lo consumen de manera distinta en cada región.
Solo en Bélgica puedes visitar los museos del chocolate, tomar el camino de los chocolates o asistir al desfile de moda del chocolate, qué marca la apertura de la exposición anual dedicada a los aromas del café, el té y por supuesto el chocolate, en la ciudad de Bruselas dónde puedes ver hasta un coche hecho con 800kilos de chocolate.

En resumen Bélgica es una potencia en el mundo de los grandes chocolates del mundo



Linda Brockmann
Vídeos y Tutoríales
Home
Guía rápida de secciones populares
Vajillas
Maridaje de chocolate
Foro de Gastronomía
Recetas de Cocina
La Buena Mesa
Copyright © 2012 Linda Brockmann y Gastronomía Creativa de Linda Todos los derechos reservados.
Nota: Te pido te tomes unos segundos en registrarte en la forma de registro ubicada en la parte inferior derecha de esta página, para que te tenga dentro de mi base de datos y me permita estar en contacto dirécto contigo no solo dandote soporte, además recibiras tips, información nueva publicada en mi sitio, además de ofrecerte precios especiales en artículos, cursos y clases que solo doy a la gente registrada en mi base de datos.
Gracias

Dejame tus datos para mantenerte actualizado con las novedades y actualizaciones de mi sitio, promociónes especiales en cursos, clases y artículos.