VINOS REALMENTE ADECUADOS PARA LAS TRUFAS BLANCAS Y NEGRAS.

la cantidad de vinos con los que se pueden maridar las trufas es relativamente grande. La base para este maridaje es relativamente sencillo.
Las trufas son un manjar exquisito con un sabor muy delicado.


Las trufas aman los viñedos.
Las viñas cercanas a los bosques donde la trufa crecía de forma natural, eran invadidas por el micelio de la trufa.
Los cuidados del viñedo proporcionaban un medio óptimo para el desarrollo de la trufa.
La Tuber magnatum era combatida como una plaga en el Piamonte, hasta que la filoxera (insécto parásito que ataca la Vid) acabó con la viñas y como consecuencia muchas de estas tierras fueron abandonadas y la trufa se extendió sin ningún impedimento.

Esta rivalidad histórica entre la trufa y los viñedos no se traduce en un divorcio de la trufa con el vino.
No se puede llegar a paladear íntegramente la trufa sin el vino adecuado.
Encontrarlo es una cuestión personal, un reto con un gran componente lúdico.
Hay trufas de sabor suave como la Tuber aestivum y trufas de sabor fuerte como la Tuber melanosporum.
Cada una necesitará un vino diferente, que además variará en función de si la trufa es la protagonista del plato o un mero acompañante. Con el costo que implica comerlas mi sugerencia es que no sean un mero acompañante y se utilicen como "tema" del platillo.

Tuber melanosporum: Cruda en finas láminas, con aceite y sal, es como mejor se aprecia su sabor.
Por supuesto hablo de trufas frescas en su estado óptimo de madurez (meses de enero y febrero).
Su cata nos produce un conjunto de sensaciones que evolucionan en boca desde un inicial sabor especiado hasta finalizar en avellana, con ligeros toques amargos.

Su sabor es muy persistente y exige vinos con una gran permanencia en boca:

Si se eliges un blanco hay que escoger un vino fermentado en barrica.
Si te decides por un tinto, elígelo con un alto contenido en polifenoles; Syrah y tintos de crianza le van bien.


El maridaje perfecto de acuerdo con expertos tanto franceses como Italianos es la siguiente:


Para un platillo con trufas negras el mejor vino es un añejo de Borgoña.
Para un Platillo con trufas blancas el mejor vino es un añejo de Barolo.

Algunos vinos que van bien con salsa a base de trufa serían los de cuerpo completo y terrosos de la región del Rhône en Francia y los aromatizados por las trufas como los de la región del Piedmont de Italia.

Los vinos a mencionar dependiendo del plato culinario:
Vosne-Romanee, Barbaresco, Echezeaux, Pinot Noir, Cahors, Chassagne-Montrachet, Chavalier-Montrachet, Pauillac, Ribera del Duero, Carto-Charlemagne, Champagne (Blanc de Blancs).


La lista de vinos que deben considerarse son los siguientes:

Echezeaux
Bordeaux St-Emilion
Pinot Noir OW
Vosne-Romanee
Barbaresco
Rioja
Pinot Noir
Pommard de Borgoña
Barolo
Pinot Noir
Merlot


Los expertos recomiendan:


Echezeaux
Cahors
Vosne-Romanee
Chassagne-Montrachet
Barbaresco
Pomerol
Champagne (Blanc de Blancs)



Linda Brockmann



Fuente: El arte del maridaje
Home
Gastronomía Creativa
de Linda
Vídeos y Tutoríales
Contacto
Tienda
Tips
Recetas
Guía rápida de secciones populares
Vajillas
Mundo de los Quesos
Foro de Gastronomía
Mundo del Foie Gras
La Buena Mesa
Nota: Te pido te tomes unos segundos en registrarte en la forma de registro ubicada en la parte inferior derecha de esta página, para que te tenga dentro de mi base de datos y me permita estar en contacto dirécto contigo no solo dandote soporte, además recibiras tips, información nueva publicada en mi sitio, además de ofrecerte precios especiales en artículos, cursos y clases que solo doy a la gente registrada en mi base de datos.
Gracias
Copyright © 2012 Linda Brockmann y Gastronomía Creativa de Linda Todos los derechos reservados.
El Maridaje de la Trufas

Dejame tus datos para mantenerte actualizado con las novedades y actualizaciones de mi sitio, promociónes especiales en cursos, clases y artículos.